domingo, 20 de junio de 2010

Un concierto en el Stone Pony

Hoy desempolvo otro vídeo grabado hace tiempo en un concierto. En este caso los protagonistas son Joe Grushecky and the Houserockers y está grabado en el club Stone Pony de Asbury Park, un sitio del que ya hablé en el blog hace algún tiempo.

Tenía el vídeo olvidado en el disco duro pero me acordé de él hace unas semanas debido a la gira de Grushecky por España, o más bien al intento de gira ya que finalmente tuvo que ser aplazada debido a que les fue imposible volar a Europa por la nube de ceniza volcánica. Subí el vídeo a mi canal de YouTube pero olvidé de etiquetarlo y aparecía en oculto hasta hoy.

El vídeo en si no es gran cosa, ni siquiera es una canción completa, es sólo el final de Twist and Shout, pero me encanta porque refleja el ambiente festivo que se vivió al finalizar el concierto con el escenario abarrotado de público femenino al que Joe había invitado a subir a acompañarles.

Aparece también en escena Jorge Otero, el líder de los Stormy Mondays, que había estado acompañando al gran Willie Nile durante su actuación, previa a la de Grushecky. Por cierto, Jorge y su gente han publicado esta semana un nuevo trabajo, On my radio, que se puede descargar de forma gratuita en su web y que creo que merece mucho la pena.

Pero bueno, volviendo al tema que nos ocupa, el concierto en el Stone Pony era un cartel triple formado por Stewart Francke y los citados Willie Nile y Joe Grushecky and the Houserockers y estaba enmarcado dentro del certamen Glory Days dedicado a la música de Springsteen que se celebraba aquellos días. Era por tanto algo que no nos podiamos perder aprovechando que estábamos en New York...

Bueno, para ser precisos no estábamos en New York sino que llegabamos ese mismo día a la ciudad. Así que la cosa fue llegar al JFK tras ocho horas de vuelo, recoger el coche de alquiler, dirigirnos a Manhattan para dejar el equipaje, comer algo rápido y volver a subir al coche rumbo a nuestro soñado Asbury Park. Ni que decir tiene que el cansancio se notaba, sobre todo a la hora de volver al apartamento tras finalizar el concierto, conduciendo de madrugada y bajo una intensa lluvia. Pero mereció la pena... fue un gran concierto de rock... y un concierto de rock en el Stone Pony es algo que cualquier fan de Bruce sabe que no tiene precio.

2 comentarios:

  1. He recordado que también tenía alguna foto del concierto. Podéis verlas AQUÍ

    ResponderEliminar